En el Día del Maestro

Por Carla Tapia, Psicóloga y Voluntaria del Programa de Vida Escolar Sana


La mayoría de de las personas recuerda a algún maestro, de los tantos que pasaron por nuestras vidas, por la forma en que los hizo sentir. Quizá alguno de su maestro observó ese talento escondido que no era tan evidente en nosotros e impactó nuestra vida de manera positiva de ese momento en adelante.
Sabemos que ser maestro es una profesión llena de tareas muy complejas, además que conlleva una alta demanda de energía. Esta a su vez se incrementó en estos últimos dos años debido a la pandemia en donde se movieron las bases de la educación tradicional y hubo que adaptarse de una forma muy acelerada, trayendo consigo más demandas a la labor del docente.
Ante los niveles de exigencia que la propia profesión conlleva, más los constantes cambios a los que se han visto expuestos, es importante que el maestro pueda tener espacios de recuperación física y mental, que le permitan estar en una disposición de servicio hacia sus estudiantes. Un maestro sobrecargado y estresado no podrá dar lo mejor de sí mismo a a sus estudiantes.
Te comparto algunas ideas que pueden propiciar un mayor autocuidado:

  • Manten una red de apoyo donde puedas compartir fuera del ambiente de trabajo.
  • Hacer espacio para realizar actividades que disfrutas y que quizás hayas dejado de hacer por falta de tiempo.
  • Procura hacer espacios de ocio positivo; ese tiempo de descanso, sin estímulos externos como teléfonos, televisión, puede ser un buen momento para leer, meditar o simplemente hacer ejercicios de respiración.
  • Realizar alguna actividad que le permita estar en movimiento al menos 3 veces a la semana. Por ejemplo, caminatas de 20 minutos, baile o cualquier otra, pero que sea algo que realmente disfrutes.
  • Cuida tu calidad de sueño y tu alimentación.
  • Aprende a regular tus propias emociones. Esto permitirá que aprendas a tolerar mejor la frustración y logres ser más empático ante las necesidades de tus estudiantes.
  • Trabaja en tu mejora constante, observánte a tí mismo y solicita retroalimentación. Buscar guía de otros compañeros maestros para así aprender de ellos; elígelos como mentores.
  • Dale prioridad a tu salud mental.

 

Esperemos que puedas poner en práctica algunas de estas recomendaciones y que celebres hoy tu día cómo te lo mereces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *