¿Qué papel juega la ESCUCHA ACTIVA en la Prevención del Suicidio?

Anette Orillac, Psicóloga Clínica @SanaMente_Pty

 

¿Alguna vez te has preguntado por qué los psicólogos estamos creando consciencia sobre este tema? Es porque a nivel mundial -de acuerdo a la OMS- cada 40 segundos una persona muere por suicidio, lo que convierte al suicidio en la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 a 29 años de edad. Además, cada 3 segundos hay un intento de suicidio en el mundo. 

En Panamá la tasa de suicidio es seis (6) veces mayor en hombres que en mujeres. Sí, las cifras son realmente alarmantes y el tema debería ser una prioridad de salud pública. Mientras tanto, todos podemos poner un granito de arena. La buena noticia es que, así como la depresión es tratable, el suicidio es prevenible, a pesar de que muchos lo ponen en duda.

Uno de los grandes mitos sobre el suicidio es que “hablar del tema” aumenta el riesgo de cometerlo. Esta creencia es totalmente falsa; la realidad es todo lo contrario: el “no hablar” de suicidio AUMENTA el riesgo de cometerlo. Otra creencia falsa es que, al salir de una hospitalización o crisis, el suicidio se supera. Esto también es falso, porque en ese período de recuperación la persona cuenta con más energía para intentarlo. Debemos estar muy atentos a los comentarios y señales; por ejemplo: si hay abuso de sustancias, fuertes disputas, si regala pertenencias o arregla temas de vida importantes, entre otros. 

Familiares, vecinos, amigos, compañeros, colegas, todos podemos colaborar.  Justamente cuando el estado de ánimo está muy deprimido, o en un momento de desesperación, el alivio puede provenir de ti. No importa si la crisis se desata por un problema emocional, relacional, económico, de salud o circunstancial, tú puedes hacer la diferencia. Un abrazo genuino a tiempo, una palabra de aliento, un “te entiendo”, “no estás solo, cuenta conmigo” y sobre todo una escucha activa, son actos que pueden evitar un suicidio.

Escuchar activamente quiere decir, escuchar con mucha atención, sin juzgar ni interrumpir, ponerse en su lugar, permitiendo que la otra persona diga lo que quiera, en un ambiente de apoyo incondicional, donde no va a sentirse juzgado, aminorado, solo, anulado ni ridiculizado. Si haces un esfuerzo por comprender la oleada emocional que lo envuelve en ese momento, darás lugar a que exprese sus emociones abiertamente. Al hacerlo, exterioriza parte de su sufrimiento y deja de sentirse tan solo; luego puedes animarlo y acompañarlo a pedir ayuda profesional. 

Me atrevo a suplicarte que no lo dejes solo; te sentirás muy bien de haberlo apoyado en este proceso. El profesional de salud mental podrá hacer una valoración del riesgo de suicidio y tomar las medidas pertinentes para el manejo de la crisis. ¡Recuérdale que siempre hay opciones! Las salas de urgencia de los hospitales también pueden atender estas emergencias.

Antes de que surja una crisis, existen recursos de apoyo psicológico gratuito al cual pueden acudir. Una opción es llamar de 4:00pm a 10:00pm a TE ESCUCHO PANAMA al 831-7600 donde se ofrece un espacio seguro de escucha activa para aliviar la carga emocional. Puedes agendar citas también en las clínicas psicológicas de las universidades: USMA (clinipsi@usma.ac.pa); Universidad de Panamá (6326-4718), UDELAS/CAPI (501-1004) o con un grupo de psicólogos que brindan atención gratuita al correo apoyopsicologico.pa@gmail.com.

Si conoces a alguien con un estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, con una variación importante de peso, que se sienta en exceso fatigado, culpable o inútil, que ha perdido interés en sus actividades de placer, y sobretodo que tiene pensamientos recurrentes de muerte, o planeación suicida, préstale toda tu atención: escúchalo activamente y anímale a buscar ayuda para superar la crisis. ¡La salud emocional es tan importante como la salud física!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *