Impacto del abuso en los niños

Por: María Sofía Pinzón, Psicóloga (@msofiadelourdes)

Te has preguntado, ¿qué le pasa a un pequeñín cuando le quitamos la oportunidad de sentirse amado y protegido, de soñar, jugar, reír, aprender y maravillarse de las pequeñas grandes cosas que tiene a su alrededor? 

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para el 2020 aproximadamente el 58% de los niños en Latinoamérica sufrieron abuso físico, sexual o emocional. 

Lamentablemente muchos niños están expuestos al abuso infantil, toda acción que priva al niño o niña del gozo de sus derechos e interfiere con su bienestar y desarrollo biopsicosocial. Algunas formas de abuso infantil incluyen: maltrato físico, negligencia, maltrato emocional y abuso sexual. 

Contestando la pregunta, cuando le quitamos la oportunidad a los niños de ser niños, estamos dejando una herida que una curita de muñequitos no podrá sanar; implica consecuencias graves en las distantes áreas de funcionamiento, que pueden prolongarse hasta la edad adulta. Algunas de estas consecuencias son: 

  • Mayor riesgo de una amplia gama de problemas de salud a largo plazo: alteraciones del sueño, diabetes, desnutrición, daño cerebral, migrañas o enfermedad gastrointestinal. 
  • Aislamiento emocional. 
  • Vergüenza y desconfianza. 
  • Baja autoestima. 
  • Bajo rendimiento académico. 
  • Prevalencia de trastornos mentales: estrés postraumático, depresión, trastorno de ansiedad o trastornos de la personalidad. 
  • Intentos de suicidio. 
  • Dificultad para establecer y mantener vínculos sanos. 
  • Desarrollo de conductas antisociales. 
  • Abuso del alcohol y drogas. 
  • Perpetración futura del abuso.

Las señales de abuso infantil pueden manifestarse de manera diferente para quien lo sufre, pero si notas cambios en el estado de ánimo (ira o tristeza prolongada), bajo rendimiento escolar, autolesiones, hiperactividad, perdida del interés en el juego o actividades que antes disfrutaba es importante abrir el espacio de comunicación sin juicios y buscar ayuda profesional. 

Tal como lo comenta la psicóloga clínica Andrea Jara en este artículo «Herramientas para Enseñarles a Nuestros Niños a Autoprotegerse del Peligro«, existen también herramientas concretas que puedes enseñar a tus hijos e hijas para protegerse de estas situaciones, algunas de estas podrían ser: 

  • No los obligues a besar o a tener contacto físico con personas que no conocen. Enséñales que pueden decir que no y que ellos pueden saludar y ser corteses como les haga sentir cómodos 
  • Evita promover los secretos, es importante que los niños y niñas sepan que pueden acercarse a sus padres, contarles sus preocupaciones y que cuentan con su amor incondicional 
  • No los obligues a aceptar regalos de otros para quedar bien, se puede decir no gracias. 
  • Elimina los chantajes “Si haces esto te doy esto” 
  • Elimina las amenazas como “Si te sigues portando así te voy a regalar con esa señora” o “Te va a llevar ese señor si sigues llorando” 
  • Alineate con tu pareja y evita frases como “no le digas a tu papá” 
  • Evita comentarios o etiquetas como “eres un mentiroso” o “no inventes”, ya que solamente invalidan su voz. 
  • Escuchales sin juzgar. Si estás ahí para los problemas pequeños, les enseñas que también estás ahí para los problemas más grandes. 

Papá, mamá o cuidador primario, si identificas algunas de estas señales, no estás solo. Puedes contactarte con la Fundación Unidos por la Niñez (FUN) para que tu hijo, hija o pequeñín pueda recibir la ayuda que necesita dentro de un espacio seguro, agradable y confiable. 

Contactos: 

  • +507 232-6679 
  • +507 232-6939 
  • funpanama@cwpanama.net 

No le quitemos la oportunidad a los niños de ser niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *