Prevención del embarazo adolescente

Por: María Sofía Pinzón, Psicóloga @msofiadelourdes

Sabemos que la adolescencia es la etapa de transición entre la niñez y la adultez; los jóvenes experimentan cambios significativos a nivel físico, emocional y hormonal. Es en esta etapa donde los temas relacionados a la sexualidad y el sexo pueden generar curiosidad, confusión y angustia.

Nuestros adolescentes están creciendo en una sociedad muy sexualizada, pueden encontrar información errónea a un “click” de distancia, los medios de comunicación normalizan conductas de riesgo relacionadas al sexo y se estigmatiza la educación sexual. 

Los adolescentes están expuestos a un sinfín de riesgos, como lo es el embarazo precoz. Un informe publicado en 2018 por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que Panamá tiene la segunda tasa más alta en el mundo de embarazos adolescentes; y para el 2020 a nivel mundial, alrededor de 16 millones de jóvenes de 15 a 19 años y aproximadamente un millón de niñas menores de 15 años dan a luz anualmente.

El embarazo adolescente puede tener un impacto negativo a largo plazo en la calidad de vida de la joven y su núcleo familiar: 

  • Problemas de salud para la madre y el infante. 
  • Embarazo unido a enfermedades de transmisión sexual.
  • Deserción escolar.
  • Perpetuación de la pobreza.
  • Rechazo de la sociedad.
  • Discriminación laboral.
  • Crisis familiares.

Si visualizamos la palabra “prevención”, podemos pensar en “educación”, “información”, “comunicación” y “concientización”. 

Prevenir el embarazo adolescente no es incitar a los jóvenes a tener relaciones sexuales prematuras, es darles la oportunidad de cuidar su salud, conocer los métodos anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual, educar sobre la maternidad y paternidad responsable, fomentar relaciones sanas, fortalecer los factores de protección, disminuir los factores de riesgo y ayudarlos a trazar un proyecto de vida.

Educar a los adolescentes en esta etapa tan importante es darle herramientas para formarlos en adultos responsables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *