7 mitos sobre la anorexia

Mgter. María Eugenia Despaigne de Martín |

Si la persona está muy delgada es porque tiene anorexia.

Falso. Solo porque una persona tenga una contextura delgada, no significa que padece de anorexia.

Existen personas muy delgadas que disfrutan de la comida y llevan una vida balanceada, además cuando se miran en el espejo se reconocen delgadas y no se obsesionan con el control de la comida.

La extrema delgadez de las anoréxicas se debe a la restricción exagerada de alimentos, causada por una enfermedad mental en donde existe un miedo intenso a engordar y una distorsión grave de la imagen corporal. Las anoréxicas cuando se ven en el espejo se perciben gordas a pesar de tener un peso por debajo de los esperado para su edad y estatura.

Las anoréxicas no comen nada.

Falso. Esto solo ocurre en las anorexias severas en las que la persona entra en un ayuno prolongado y no ingiere ningún tipo de alimento, lo cual puede llevar a una muerte rápida; sin embargo, esto no es muy común.

Es más común observar una conducta anoréxica en la que se tienen rituales de comidas muy restrictivos y se ingieren entre 400 y 600 calorías al día, pero pueden tener períodos de atracones en los cuales tienen episodios de hambre voraz e ingieren grandes cantidades de comida en un período corto; luego, por el temor intenso a engordar tienen conductas compensatorias como los vómitos o los laxantes, para luego regresar a los ayunos y los rituales restrictivos.

Las anoréxicas comen, pero con muchísimas limitaciones.

La anorexia es una enfermedad de mujeres y de clases sociales altas.

Falso. La anorexia es una enfermedad que es más común en las mujeres, pero en las últimas décadas se ha observado un incremento en los hombres que padecen de este trastorno.

La anorexia ocurre en todos los estratos socioeconómicos y en personas de cualquier raza o religión.

De hecho, es más común entre deportistas y bailarines debido a la gran presión que existe por tener un peso específico para las competencias.

La anorexia es una enfermedad que se adquiere.

Falso. No se puede contraer anorexia. Un desorden alimenticio no aparece de la noche a la mañana.

La anorexia es un síntoma, una señal de que la persona que lo padece no puede regular sus emociones sanamente.

En la anorexia se metaforiza la necesidad de control y la necesidad de apagar las emociones por medio de la relación enferma con la comida y el cuerpo.

La anorexia se suele manifestar a edades tan tempranas como los 10 años, siendo más común en la adolescencia.

Sus causas son biológicas, psicológicas y sociales, y por ello su tratamiento tiene que ser manejado de forma integral.

Las anoréxicas lo que buscan es llamar la atención.

Falso. No se puede tomar la anorexia como si esta fuera una forma de llamar la atención, porque no lo es.

Esta es una enfermedad mental seria que necesita un diagnóstico temprano para poder ser tratada a tiempo y evitar el daño físico y psicológico que causa.

La anorexia no es una enfermedad mortal.

Falso. La anorexia sí es una enfermedad mortal, que si no se atiende adecuadamente puede desencadenar en muerte por inanición, desequilibrio electrolítico o suicidio (10 de cada 100 pacientes con anorexia).

Algunas de las consecuencias físicas que son evidentes en una persona que padece anorexia son: amenorrea (ausencia de la menstruación por más de tres meses), pero no ocurre en todos los casos; resequedad en la piel, cabello y uñas quebradizos, sensibilidad o intolerancia a bajas temperaturas, lanugo (vellosidad fina que cubre el cuerpo, presente en los fetos), desmineralización del sistema óseo, alteraciones en los ciclos de vigilia-sueño, lesiones severas del tracto digestivo y daño mental severo.

También pueden presentarse problemas cardiovasculares, baja presión sanguínea y problemas renales.

La anorexia no puede ser tratada.

Falso. A pesar de ser una enfermedad muy resistente, la anorexia sí puede ser tratada.

En primer lugar, hay que estabilizar físicamente y nutricionalmente a la persona para luego trabajar en psicoterapia los aspectos emocionales de la enfermedad, además de la imagen corporal.

Más que una cura, el tratamiento debe ser dirigido a la recuperación, en donde son esperadas las recaídas y el manejo a largo plazo de esta condición.

Algunas investigaciones han mostrado que alrededor del 80% de las personas afectadas de anorexia se ha recuperado por completo de la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *