6 Acciones para Acompañar a tu Hijo/a en su Estadía en el Hospital

Por: Nicole Marques, graduanda de psicología 

Para los niños/as los hospitales pueden ser lugares miedosos y abrumadores. De hecho, para los adultos el imaginarse a su hijo/a u otro familiar en una situación hospitalaria puede provocar diversas emociones y sentimientos: miedo, ansiedad, preocupación, angustia, incertidumbre, tristeza, frustración, entre otras. Por esto y otras razones, ser padre o cuidador/a de un niño/a que se encuentra en una situación hospitalaria puede ser un gran desafío. Las preguntas por parte de los niños/as pueden ser difíciles y es posible que no sepas qué decir, cómo explicar lo que sucederá y/o cómo apoyarlo/a. Es normal que tu hijo/a esté asustado y tú también puedes estarlo. 

No obstante, los padres y cuidadores principales pueden emplear acciones que disminuyen la ansiedad y los miedos de los niños/as cuando van al hospital y a su vez estas reducen la probabilidad de que experimente la situación hospitalaria como negativa; facilitando su adaptación y recuperación. Más adelante, te comparto unas ideas que te pueden ayudar a convertir la ida al hospital en una experiencia menos aterradora. 

Afrontando grandes emociones juntos 

La estadía en el hospital puede ser difícil a nivel emocional para un niño/a a cualquier edad (Lerwick, 2016).  Esta puede provocar ansiedad e interrumpe la vida y rutina de los niños/as que los hacen sentir seguros/as. Sin embargo, los padres y cuidadores pueden hacer esta experiencia más positiva. Para esto, lo ideal es que le puedas transmitir a tu hijo/a que tú representas un espacio seguro. Esto se logra a través de diversas acciones donde se les demuestra a los niños/as que están siendo cuidados, protegidos, acompañados y escuchados. 

Algunas recomendaciones para lograrlo son las siguientes:

  1. Permítele a tu hijo/a tener varias formas de expresar las emociones. Es importante tener un momento para que hable de las diversas emociones asociadas a la hospitalización. Si las palabras son muy difíciles en este momento; creen nuevos espacios para que él/ella exprese sus miedos y emociones a través del juego. En efecto, jugar permite a los niños/as en una hospitalización expresar y elaborar las emociones asociadas a esta y les ayuda a manejar y a afrontar la situación (Delvecchio et al, 2016). Esto puede lograrse por medio del uso de juguetes, el juego de roles, los dibujos, las canciones, entre otras formas. Darle espacio a las emociones e identificarlas reduce su intensidad.
  2. Explícale en palabras simples y de acuerdo a la edad el motivo de la hospitalización y los qué pasará durante su estadía. Intenta responder a sus dudas aunque estas sean mínimas. Está bien si no tienes respuesta, no tengas miedo a decir “no sé”; si ocurre esto puedes asegurarle que juntos le van a preguntar a el/la doctor/a para averiguar eso que quiere saber.  Los niños que no reciben estas explicaciones quedan libres de armar las propias, las cuales generalmente están llenas de fantasías y percepciones inadecuadas que generan emociones y miedos intensos. 
  3. Permita que tomen decisiones sencillas. Cuando los niños participan en la toma de decisiones, experimentan menor ansiedad y un mayor sentido de valor y control en situaciones hospitalarias (Freensta et al, 2014). Por ejemplo, “De qué color te gustaría el yeso, rojo o morado?” 
  4. Invítalo/a llevar algún juguete u otro objeto al hospital. Estos objetos familiares lo pueden hacer sentir seguro y normalizan el ambiente hospitalario.
  5. Recuerda dar abrazos y frases aseguradoras. Mostrar afecto y cariño y decirles frases que le brindan seguridad y esperanza durante la hospitalización es importante a cualquier edad.
  6. Hágale saber a su hijo/a dónde estará durante toda la experiencia. Como los padres son las figuras de apego de los hijos/as, el separarse de ellos e ir a un lugar desconocido puede provocar ansiedad o temor. Asegúrele que estará en la sala de espera cercana durante el procedimiento médico y en la sala de recuperación cuando termine. Saber dónde estarás le permitirá a tu hijo/a regularse y calmar las ansiedades. 

Estas son solo algunas de las acciones que puedes hacer para acompañar y apoyar a tu hijo/a en una situación hospitalaria. Y tú, ¿de qué otra forma le comunicas a tu hijo/a que está siendo cuidado y protegido en su estadía en el hospital? Únete a la conversación y déjanos saber en los comentarios abajo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *