Conociendo a tu bebé

El inicio de una nueva vida es tal vez el evento más
maravilloso en la convivencia de una familia. Los
padres esperan con ansias la llegada de su nuevo bebé
y unos meses antes inician los preparativos necesarios
para que la llegada del bebé a casa sea organizada y
sin contratiempos. Unos días antes del nacimiento
podemos sentir que tenemos todo descifrado y listo: el
cuarto del bebé, su ropita, mamaderas, sabanitas, en
fin, todo lo necesario para que el bebé se sienta
cómodo y bien atendido.
Todos estos preparativos son muy importantes y
ayudan a la familia a hacer un espacio mental y físico
para recibir y cuidar al bebé. Sin embargo, una vez que
tenemos a esta personita en casa nos vamos dando
cuenta que no todo está tan claro y organizado como
pensamos, que hay muchas cosas que no sabemos
cómo hacer y que tenemos muchas preguntas acerca
de cómo cuidar a esa personita tan importante.
LO QUE EL BEBE PUEDE HACER
Cuando el bebé nace, aprende a relacionarse con su
medio ambiente a través de sus cinco sentidos y de la
relación con su madre u otras personas que cuidan de
él. Aunque las relaciones con las personas son la
fuente principal a través de las cuales el bebé recibe
información acerca de sí mismo y de su medio
ambiente, los sentidos también son parte integral de su
desarrollo. A continuación detallamos cómo utiliza el
recién nacido cada uno de sus sentidos durante los
primeros meses de vida.
LA VISTA
• El recién nacido puede centrar su atención en
objetos no muy cercanos. Luego de un tiempo se
aburre y busca otro punto de atención.
• Prefiere mirar caras humanas, en especial la de su
madre.
• Le gusta seguir con la vista cosas en movimiento.
• Prefiere los colores vivos y los contrastes (blanco/
negro / rojo).
EL OIDO
• Es capaz de oír desde antes del nacimiento.
• Responde a voces, especialmente a la de la madre.
• Se tranquiliza al escuchar música suave y otros
sonidos reconfortantes.
• Se sobresalta ante ruidos fuertes y repentinos.
EL OLFATO
• Reconoce diferencias en los olores.
• Reconoce el olor de la madre y de la leche
materna.
• Utiliza el sentido del olfato para encontrar la
fuente de alimentación.
• Reacciona ante olores fuertes o desagradables.
EL GUSTO
• Diferencia sabores dulces, salados y amargos;
prefiere los sabores dulces.
• Reconoce el sabor de la leche materna.
• Reacciona ante sabores amargos (medicamentos).
.
TACTO
• La piel es fuente de muchas sensaciones para el
bebé. Se siente a gusto cuando lo tocan, acarician,
abrazan y masajean.
• Se tranquiliza con movimientos rítmicos
(mecedora).
• Le gusta acurrucarse contra el cuerpo de la madre.
• Reacciona antes temperaturas frías o cálidas.
CUANDO EL BEBE LLORA. RECONOCIENDO
EL LLANTO DEL BEBE
Durante las primeras semanas de vida, el llanto es la
única forma en que el bebé puede expresarse y
comunicar sus necesidades. El llanto del bebé
constituye un lenguaje que debemos aprender a
entender y a responder de la mejor manera posible. A
medida que pasan los días, la madre aprende a
diferenciar los diferentes llantos de su bebé, lo que le
permite atender a sus distintas necesidades
atinadamente. Algunos consejos importantes en
relación al llanto del bebé:
• Mientras más tiempo dejamos llorar al bebé,
mayor será su angustia y será más difícil para la
madre tranquilizarlo o hacerlo comer o dormir.
Los bebés que no reciben respuesta cuando lloran
se vuelven apáticos o se deprimen.
• Atender al llanto del bebé no es malcriarlo. Por el
contrario, atenderlo le transmite al bebé la
seguridad de que estás allí para velar por él y sus
necesidades y que no está solo e indefenso.
¿Por qué llora el bebé?
• Porque tiene hambre: Es la causa más frecuente de
llanto y se calmará rápidamente cuando le
ofrezcas alimento.
• Porque está cansado / tiene sueño: Prepáralo para
tranquilizarlo y dormir.
• Porque está incómodo: Verifica que no tiene los
pañales mojados o cámbialo de posición.
• Porque tiene frío o calor: Tócale las manos y pies
para ver si necesita refrescarse o abrigarse.
• Porque se siente solo/ inseguro: Visítalo
frecuentemente, ponle música, háblale mientras
haces otras cosas, envuélvelo en una mantita,
ponle algún juguete para que se entretenga.
• Porque le duele algo o tiene cólicos: Aunque es
común que los bebés lloren por cólicos, hay cosas
que podemos hacer para calmarlos. Trata de
sacarle los gases, cámbialo de posición, frota su
barriguita.
LAS EMOCIONES DEL BEBE Y SU MADRE
Los bebés son los mejores lectores de emociones.
Aunque pienses que aún son pequeños para saber
cómo estás tú, ellos reconocen las diversas emociones
en el rostro de la madre y como respuesta se sienten
seguros, asustados, contentos o tristes.
El estado de ánimo de la madre produce cambios en el
recién nacido y viceversa. La madre funciona como un
espejo para el bebé: El bebé se siente de determinada
manera, la madre reproduce esta emoción en su rostro,
el bebé aprende que el cambio en el rostro de la madre
refleja su propio estado de ánimo. A través de este
profundo intercambio de emociones, la madre y el
niño forman un vínculo único que se mantendrá a lo
largo de la vida del niño e influenciará sus relaciones
con el resto de las personas.
APEGO Y LA RELACIÓN CON LA MADRE
Apego quiere decir la forma o patrón en que el bebé se
relaciona con su madre. Esté patrón constituye la base
para desarrollar el resto de las relaciones durante su
vida y se repite a lo largo de la misma. Para desarrollar
un apego seguro y positivo con su bebé se necesita:
• Que la actitud de los padres sea de aceptación,
empatía, comprensión, curiosidad y mucho amor.
• Que exista una afinidad emocional. Siempre hay
que estar emocionalmente disponibles para el
bebé, sobre todo en momentos de tensión o temor.
• Que la relación madre-hijo esté rodeada de
contacto visual, sonrisas, caricias, abrazos,
palabras dulces y otras muestras continuas de
amor y aceptación.
• Que se le ofrezca al bebé la alimentación y el
resto de los cuidados básicos de forma cariñosa y
al momento preciso.
• Que se cuide el ambiente en donde el bebé se
desenvuelve para que se sienta seguro y con
posibilidades de explorar.
• Que en la relación existan juegos, alegría y
diversión para ambos.
• Que se establezcan rutinas y rituales para
desarrollar una estructura en la vida del niño.
CONVIVIENDO CON TU BEBE: LA
ALIMENTACIÓN, EL SUEÑO Y EL JUEGO
LA ALIMENTACIÓN
La alimentación constituye una parte central en la
relación con el bebé. Al principio, no existen
parámetros para determinar que es lo más indicado en
cuanto la cantidad y regularidad de la alimentación.
Cada bebé es distinto y debemos amoldarnos a sus
necesidades. Durante las primeras semanas debemos
ofrecer alimento a libre demanda o cada vez que el
bebé lo necesite. Luego del primer mes, el bebé puede
empezar a adaptarse a un horario de comidas que
pudiese ser cada 3 ó 4 horas. El amamantar a nuestro
bebé no sólo enriquece su nutrición y su sistema
inmunológico, sino que también nos da la oportunidad
de convivir con él muy estrechamente, compartir
momentos de mucha intimidad y conocerlo mejor cada
día.
VENTAJAS DE LA LECHE MATERNA
• Es el alimento más completo y nutritivo para el
bebé.
• Provee al niño de anticuerpos que harán que se
enferme menos.
• Produce menos problemas gastrointestinales y
más fácil de digerir.
• Crea un espacio íntimo para la relación madrehijo.
• Siempre está a la temperatura indicada.
• No necesitas mamaderas ni procesos de
esterilización.
• Ayuda a la madre a reducir el tamaño del útero y a
perder peso.
• No tiene costo.
CUANDO AMAMANTES O DES LA
MAMADERA A TU BEBE
• Busca un lugar tranquilo y confortable.
• Sostenlo contra tu cuerpo de manera en que
ambos estén cómodos y donde él se sienta seguro.
• Míralo. Aprovecha esté momento de intimidad
con tu hijo para conocerlo mejor y compenetrarte
con él. Intercambien miradas, caricias y palabras.
• Atiende a las claves que te da tu bebé. Si estás
atenta, él te hará saber si está lleno, si tiene gases
o si algo le molesta.
• Evita hacer otras cosas mientras lo alimentas (ver
televisión, hablar por teléfono, etc.).
EL SUEÑO
El recién nacido pasa el 60% de su tiempo durmiendo,
por lo que es muy importante cuidar y proteger este
espacio para el bebé. Cuando el niño está cansado,
debemos preparar el ambiente para ayudarlo a dormir.
Hay que reducir los estímulos e introducir factores
relajantes. Algunos consejos relacionados al sueño del
bebé:
• La posición indicada para dormir es boca arriba.
• No lo tapes demasiado y nunca le tapes la cabeza.
• Si el niño no duerme en tu misma habitación,
asegúrate que puedes escucharlo cuando despierta.
• Procura que aprenda a dormirse solo, poniéndolo
en su cunita cuando lo vez cansado en lugar de
mecerlo hasta que se duerma.
• A medida que el bebé crece irá aumentando la
cantidad de tiempo que duerme seguido.
Alrededor de los 3 a 5 meses los bebes empiezan a
dormir durante toda la noche.
EL JUEGO
A medida que el bebé crece y pasa más tiempo
despierto, verás que hay momentos en que no necesita
comer ni dormir y pueden jugar. Es a través del juego
que el bebé empieza a hacer sentir su personalidad y
nos enseña las cosas que le gustan y le divierten.
También es una oportunidad para incluir a otros
miembros de la familia, especialmente al padre y a los
hermanitos, permitiéndoles compenetrarse con el bebé
de una manera especial y entretenida.
El juego es importante porque:
• Desarrolla sus capacidades intelectuales y físicas-
• Le enseña la relación causa-efecto.
• Enriquece la relación madre-hijo, introduciendo
espontaneidad y diversión.
• Le enseña a ser sociable y a expresarse.
Al adquirir juguetes:
• Asegúrate que sean juguetes aptos para bebé, sin
puntas ni cordones.
• No dejes objetos pequeños al alcance de los
bebés.
• Busca juguetes con colores, luces, texturas y
sonidos.
• A los más pequeños les gustan los móviles y
sonajeros.
• Hay muchas maneras de divertirte con tu bebé sin
tener que comprar juguetes. Prueba contarle
cuentos, cantar canciones, jugar al escondido o cu
cú, tortitas, etc.
PREGUNTAS Y RESPUESTAS
¿Por qué me dicen que tengo que hablarle a mi bebé si
realmente aún no entiende lo que le digo?
• Los recién nacidos no entienden el contenido de
las palabras, pero sí pueden reconocer el tono de
voz y la emoción que transmite la misma. Al
hablarle a tu bebé no sólo le haces saber que estás
allí con él, ya que puede reconocer tu voz, sino
que también le haces saber cómo te sientes.
Mi bebé se para muchas veces en la noche llorando y
sólo se calma si lo amamanto. Mi madre dice que lo
estoy malcriando y que debo dejarlo llorar para que
aprenda a dormir toda la noche. ¿Qué debo hacer?
• Durante los primeros meses de vida, los recién
nacidos no están fisiológicamente listos para
dormir toda la noche. Aunque el tiempo que
duermen seguido varía, la mayoría de los bebés se
levantan varias veces en la noche a comer y lo
indicado es que la madre les ofrezca el alimento.
Aunque es importante enseñarles buenos hábitos a
la hora de dormir, lo más importante en este
momento es enseñarle que tú estas allí para él y
que puede contar contigo a cualquier hora de la
noche. A medida que vaya madurando física y
mentalmente podrá alargar sus periodos de sueño
y te necesitará menos por las noches.
He comprado algunos juguetes para la cuna de mi
bebé pero noto que no los mira y no le llaman la
atención. ¿Se los debo quitar o cambiar?
• Probablemente tu bebé aun es muy pequeño y
todavía no puede fijar la atención en los juguetes
por mucho tiempo. Si son juguetes apropiados
para un recién nacido debes dejarlos en su cunita
y darle tiempo al bebé para que los explore. Poco
a poco verás cómo le llaman más la atención y se
entretiene con ellos.
No siempre puedo amamantar a mi bebé. Hay tomas
en que no estoy en casa y no puedo llegar a tiempo por
lo que tengo que dejar que le den una mamadera.
¿Afectará esto la relación entre mi bebé y yo?
• Muchas madres, sobre todo las primerizas, se
presionan mucho para alimentar al bebé en todo
momento. Aunque la leche materna es la mejor
opción para el bebé, unas cuantas mamaderas a la
semana no disminuirán el efecto positivo de la
leche materna. En cuanto a la relación madre-hijo,
sabemos que no todo el tiempo podemos estar allí
y que a veces tenemos que apoyarnos en otras
personas a la hora del cuidado del bebé. Si estás
con él frecuentemente y le dedicas tiempo de
calidad en estos momentos, él podrá amoldarse a
estar sin ti en ocasiones. Asegúrate que la persona
que lo alimenta lo hace con el mismo cariño que
tú e indicale los cuidados que son importantes
para ti cuando esta con el bebé; de esta manera te
sentirás más tranquila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *