Entrada a la escuela

El aprendizaje del niño está muy ligado a la forma como se
encuentre emocionalmente en el momento. Para el niño o niña que
entra a la escuela por primera vez, la entrada a la escuela o preescolar
es muchas veces una situación de estrés. Requiere de una
adaptación a un lugar nuevo y lo más importante, la primera
separación de su lugar seguro, “su hogar”.
En el hogar comenzamos nuestra vida, nuestras primeras relaciones
afectivas y ensayamos la socialización. En él aprendemos quiénes
somos y de acuerdo con esta imagen nos comportaremos en el
mundo externo.
Entre los seis meses de vida y los tres años ocurre un proceso
psicológico llamado “separación- individualización” estudiado por
la psicoanalista Margaret Malher, donde el niño se va separando
emocionalmente de su madre y comienza a relacionarse con el
mundo como él mismo.
La relación con el maestro es muy importante, ya que éste es la
figura temporal de “apego” para el niño. El maestro debe estar
consciente de esto y permitir al niño sentirse seguro en relación con
él. Por ejemplo:
-Debe ser una figura constante, estar siempre al recibirlos y
despedirse de ellos.
-Asegurarle a los niños que los padres los buscarán al terminar la
clase.
-Estructurar las actividades de manera que los niños sepan qué viene
antes y después.
Si el niño tiene esta seguridad, podrá permanecer curioso y con la
mente abierta para aprender.
•Algunas veces los colegios tienen poco tiempo para pensar en estos
procesos, debido a la agenda tan apretada y todas las actividades que
deben organizar. Pero mientras el niño esté preocupado por sus
padres o qué pasará en la escuela, no aprenderá adecuadamente. Las
primeras semanas deben ser de adaptación, para que los niños
pequeños tengan una base segura.
FACTORES IMPLICITOS EN LA ENSEÑANZA –
APRENDIZAJE:
Esperanzas y Miedos
En todo comienzo, tanto para niños como para adultos, existen
expectativas de esperanza, deseos y miedo. Como por ejemplo: una
nueva escuela, un nuevo bebé, un nuevo seminario o una nueva
maestra.
No importa la edad, todos pasamos por el mismo proceso, pero
tendemos a relegar esto a los infantes. Es por esto que las primeras
experiencias de separación influyen sobre lo que esperamos de las
próximas.
Manejo de la Ansiedad
•Cuando hay mucha ansiedad es difícil establecer el proceso de
aprendizaje y obtener algo de la experiencia. Algunas veces los
niños se sienten ansiosos sobre el año que viene y lo que traerá para
ellos. También hacen fantasías sobre el profesor que tendrán y si
será bueno o malo con ellos.
•Es buena idea tomar un tiempo para hablar sobre la experiencia.
Expresarlo en palabras puede ser muy beneficioso para el estudiante.
También los profesores deben estar atentos a los mensajes no
verbales de los estudiantes y estar accesibles como figura de apoyo y
no amenazante.
•El “Sostén” o “Holding” es un término creado por Winnicott que se
refiere a la capacidad de la madre de acoger al niño y calmar su
ansiedad. El maestro muestra esta capacidad en el colegio al
escuchar al niño y ayudarlo a entender la situación que esté
atravesando. Si escuchamos reflexivamente lo haremos sentir a
gusto.
•Las nuevas experiencias positivas se van almacenando dentro de
nosotros mismos y nos ayudan a seguir en la búsqueda para
explorar lo desconocido. Por esto, un ambiente seguro en el hogar,
donde los padres ayudan al niño a organizarse y atienden sus
necesidades, son el motor de arranque del niño.
•Al mismo tiempo, el poder tolerar no saber algo es un pre-requisito
para aprender y descubrir. De esta forma el niño utiliza la
curiosidad y busca respuestas a través de libros, adultos, tecnología
y amigos.
•Sentimientos asociados a los comienzos:
–Existe una desorientación parcial cuando tenemos la experiencia de
un nuevo ambiente. Por esto, los niños menores de 5 años deben ser
separados de los niños grandes en la escuela para sentirse más
protegidos en el ambiente escolar.
-Tener personas confiables alrededor ayuda a bajar la ansiedad.
–Tomar por hecho que el joven que va a la universidad quiere
separarse de los adultos y esto le hace feliz, olvidan que a ellos les
cuesta estar lejos de casa por primera vez.
Situaciones que hacen que el comienzo de la escuela sea más
difícil:
-Pasar por situaciones traumáticas como enfermedad, o muerte de
los padres.
-Insuficiente cuidado del niño.
-Niño intolerante a cualquier frustración.
-Quienes hayan tenido recurrentes experiencias de separación como
divorcio de los padres o viajes muy prolongados por parte de los
padres.
•Esperanza y temor en relación a sí mismo y a la persona de
autoridad en el colegio
Mientras menos sepan nuestros hijos sobre los maestros o alumnos
nuevos que van a conocer, más libres son de atribuirle cualidades
extremas de maldad o bondad. Muchas veces los alumnos se
preocupan pensando que los maestros van a exigir mucho y ayudar
poco en el proceso de enseñanza. Las expectativas pueden estar
cargadas de mucha fuerza.
•También hay expectativas más realistas donde se desea ser ayudado
por alguien con mayor conocimiento y experiencia.
•Existe el deseo de que los tropiezos sean tolerados y se pueda
aprender de ellos.
•Que sus necesidades sean consideradas y trabajadas con firmeza y
amabilidad.
Sentimientos en relación a sus compañeros:
•Como hermanos y hermanas se percibe a los compañeros como
análogos a la experiencia. Se espera que haya competencia, amor y
reciprocidad.
•Algunos se defienden de sus ansiedades y lo manejan criticando,
humillando o ridiculizando a otros para mostrar su superioridad.
Organizando el espacio para un mejor comienzo:
–Los maestros deben organizar el salón usando los anaqueles para
definir las áreas.
–El ambiente se estructura para que se perciba confianza,
independencia y creatividad.
–Los niños necesitan sentir que pertenecen al salón.
–Las etiquetas en los anaqueles los ayudan a saber dónde van las
cosas y dónde guardarlas. Proveer variedad de materiales para que el
niño escoja, aprenda a compartir.
–Estos deben estar ordenados en el espacio físico.
Podemos ayudar a nuestros hijos a sentirse motivados por el nuevo
año que comienza si los hacemos partícipes de la preparación y
organización de los materiales. Por ejemplo: si nos acompañan en la
compra de útiles o en el intercambio de libros con amigos y
parientes. También separar algunos momentos para conversar sobre
el nuevo año y lo que desean lograr o esperan del mismo, les permite
estructurar en su mente el nuevo comienzo.
Los años escolares son básicos para el desarrollo social. Son
siempre recordados como la base donde aprendimos a compartir,
querer, hacer amigos, defendernos, cuidar lo propio y crecer.
PREGUNTAS Y RESPUESTAS
Mi hijita va por primera vez al maternal, tiene dos años. He
pensado dejarla con la maestra y salir inmediatamente cualquiera
que sea su reacción. No sé si va a querer quedarse.
Lo más importante en esta primera separación es que usted dé
seguridad a su hija y le explique que la escuelita es un lugar
divertido donde pasará un rato con amiguitos y la maestra. No se
vaya sin despedirse, explíquele corta y claramente que irá al trabajo
o a hacer algún mandado y regresará por ella. Si ella lo necesita,
que lleve su peluche o mantita preferida al comienzo, esto le dará
seguridad.
El año pasado, el bus dejó a mi hijo varias veces porque no estaba
listo. Entonces, tenemos que estar discutiendo y apurándolo todas
las mañanas para evitarlo. No quisiera tener que hacerlo
nuevamente porque me siento desgastada.
El niño debe asumir la responsabilidad de asistir a la escuela. Puede
ayudarle que reestructure el horario matutino. Por ejemplo: si él
desayuna y luego se baña, que lo haga de forma contraria y si tarda
mucho tendrá que llevarse algo rápido para desayunar. Evite estar
recordando, póngale un reloj y déjelo que se haga responsable.
Mi hijo va a enfrentar un cambio de escuela debido a sus bajas
calificaciones el año pasado. No conoce muchos alumnos y la
escuela es más grande, ¿cómo lo ayudo en esta transición?
Su hijo debe estar experimentando muchos sentimientos importantes
respecto al cambio. Es importante que lo ayudemos a pasar por éste
sin sentir que es un castigo para él, ya que tenderá a resentir el
nuevo colegio. Debemos considerarlo como una nueva oportunidad
y darle confianza y seguridad que lo hará bien. Podemos sentarnos
con él a pensar las cosas buenas y malas de la decisión para
enfocarlo de manera realista.
Mi hija está muy preocupada de comenzar el nuevo año porque le
han dicho que el profesor de 4to grado es muy estricto. Dice que
sus compañeras le han dicho que no le importa con el alumno sino
dar su clase y avanzar con el material. ¿Cómo puedo ayudarla?
Para disminuir el miedo anticipado sería importante ayudar a su hija
a ver que cada persona tiene su propia forma de ver la vida, y que no
se deje influir por comentarios de sus compañeros. Anímele
diciéndole que no nos ayuda estar pensando que las cosas no van a
salir bien antes de comenzarlas. Este profesor puede también tener
otras cualidades positivas que sean de su agrado.
Luego de dos meses de escuela, a mi hijo le cambiaron el maestro
consejero con el cual había establecido una gran confianza. Pienso
que luego de esto se desanimó mucho e inclusive sus notas bajaron.
¿ Puede ser?
Sí puede haber sido posible, ya que probablemente su hijo se sentía
respaldado por la relación con el profesor. Al igual que en la
familia, si el profesor cree en nuestras capacidades, nosotros las
veremos y usaremos positivamente. Quizá su hijo dejó de tener el
estímulo positivo de un profesor que creía en él. Háblele sobre esto
y dígale que también es importante que él crea en sí mismo, y que
usted entiende que es difícil cuando no tenemos el acceso a personas
importantes para nosotros, pero que debemos estar abiertos a otras
experiencias o personas que también estarán listas para ayudarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *