¿Están bien los chicos? Apoyando la salud mental de tu adolescente a través del Covid-19

Por Jen Rose Smith, CNN 

Artículo original

Traducido por: Ana María Aparicio, voluntaria de la fundación 

¿Cómo están los adolescentes lidiando con la crisis de salud mental del Covid-19?

A menos de un mes de año académico en Brophy College Preparatory en Phoenix, Alex, un estudiante de 17 años en su último año, siente la tensión de la vida en tiempos inciertos. 

Al crecer, vio las pruebas, las calificaciones y solicitudes como parte de un proceso predecible paso a paso,  que lo conduciría hacia la universidad. No tanto en la pandemia. 

“Todo eso se ha ido de alguna manera ahora mismo, no sabes realmente qué hacer después y ese es un gran punto de estrés”, dijo. “Es muy fácil sentirse aislado en términos de todo lo que está pasando. No necesariamente sabes a dónde acudir”.  

Desde que inició la pandemia, miles de adolescentes de Arizona han acudido a Teen Lifeline, una línea de crisis donde Alex es voluntario como consejero. (Los voluntarios de Teen Lifeline usan sus nombres sólo en los medios para mantener a los consejeros anónimos.)

En un año promedio, las llamadas y textos de esta línea directa caen entre un 30% a un 40% durante el verano. Los chicos están simplemente menos estresados durante las vacaciones de verano. Este año, para vacaciones el volumen de llamadas a la línea directa subió un 6% en su lugar. Una proporción muy alta de los contactos han venido de mensajes de texto, también. Muchos adolescentes están atrapados en casa, sin suficiente privacidad de sus familias para hacer una llamada telefónica confidencial. 

Estos números reflejan una tendencia elevada de depresión, ansiedad y trastorno de estrés post traumático entre los adolescentes mientras se enfrentan con la pandemia de Covid-19. Incluso antes de la pandemia, estos problemas eran comunes en los Estados Unidos, con más del 16% de los jóvenes lidiando con algún trastorno de salud mental, de acuerdo con un estudio del 2019 publicado en JAMA Pediatrics. 

Y ahora, la ideación suicida está aumentando entre los jóvenes adultos, según un estudio reciente del Centro para el control y prevención de enfermedades de Estados Unidos (US Centers for Disease Control and Prevention). La frecuencia de uso del cannabis y el alcohol han aumentado entre adolescentes, de acuerdo a un estudio reciente en Canadá, con el uso solitario de sustancias siendo el más común. 

Estos cambios vienen en un tiempo donde los servicios de salud mental proporcionados por las escuelas se han visto interrumpidos. En los últimos años, más de un tercio de los jóvenes que recibieron servicios de salud mental en los Estados Unidos los recibieron en un entorno académico. Los expertos creen que muchos de estos jóvenes ahora se quedan sin la ayuda adicional.

Con tantas dificultades, es un tiempo vital para ofrecer apoyo a los adolescentes en tu vida. Aquí está cómo empezar, cómo enseñar resiliencia y las señales de alerta que pueden ser señal que tú adolescente necesita una ayuda extra. 

Siga el ejemplo de su hijo 

Tres años de voluntariado con Teen Lifeline han hecho a Alex pensar sobre el poder de escuchar bien, de hecho, él ni siquiera da consejos – nadie en la línea ayuda lo hace. 

“Estamos aquí principalmente para escuchar a nuestros interlocutores, sólo hacer que se sientan escuchados”, dijo. “Quieren tener la oportunidad de hablar sobre cualquier cosa que esté sucediendo sin repercusiones”. 

Ese enfoque de escuchar primero es la mejor manera de aprender qué está pasando en la vida de tu adolescente, dijo la psicóloga Lisa Damour, cuyo podcast “Ask Lisa” cubre temas sobre la psicología de la crianza, manejo de conflictos, la angustia de los jóvenes en el hogar durante la pandemia  y desarrollo social. 

“Las buenas noticias es que los adolescentes usualmente toman el mando”, dijo. ¿Preocupado sobre cómo están lidiando con la escuela? Escúchalos. “Son muy buenos quejándose sobre la escuela bajo cualquier condición y dejarnos saber que no está funcionando. Y eso está bien”, Dijo Damour. 

Mientras las escuelas se ajustan a la vida en una pandemia, muchas nuevas frustraciones están surgiendo, y Damour señala que es importante para los adolescentes hablar sobre aquello con lo que están lidiando.

“Algo valioso que los padres pueden hacer es escuchar las quejas, y no ofrecer soluciones o desacuerdos, es realmente un valioso regalo para darle a los jóvenes”. Dijo Damour.  “Sólo quieren alguien que los escuche”

Céntrate en la resiliencia 

Si quieres mover la conversación más allá de la escucha compasiva, la psicóloga Mary Alvord de Rockville, Maryland, sugirió que traigas habilidades para desarrollar resiliencia y un sentido de empoderamiento. 

Alvord, quien ha visto aumentar el interés en la resiliencia a raíz de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, dijo que estas habilidades son especialmente relevantes durante tiempos de crisis. Cuando comenzamos una conversación con adolescentes sobre resiliencia, Alvord les pide que pongan en orden y categoricen el problema que están pasando. 

“¿Qué puedes controlar? ¿Qué no puedes controlar que tengas que aceptar?” Dijo. En la pandemia, muchas cosas—Incluyendo la escolaridad alterada, malestar social y el virus en sí mismo— Están más allá del control de los individuos. Reconocerlo en voz alta puede ser un alivio. 

Y la resiliencia, dijo Alvord, no es sólo sobre afrontar grandes problemas. Cuando los adolescentes identifican las cosas que pueden controlar en sus vidas, como su autocuidado, planear el futuro, construyen las habilidades de adaptarse a los retos del día a día. 

Algunas de las cosas que podemos controlar incluyen cuidar nuestros cuerpos y mentes, dormir lo suficiente, comer bien e incorporar actividad física cada día. Cuando los medios habituales están fuera de la mesa, los chicos pueden intercambiar ideas sobre formas novedosas para conectarse, ya sean reuniones virtuales o salidas a salvo en la pandemia.

Y a medida que los científicos aprenden más sobre cómo funciona el Covid-19, está claro que tanto adolescentes como adultos preocupados por enfermarse puedan protegerse a sí mismos usando mascarillas y manteniendo la distancia física. No es sólo la elección más segura, sino que también puede traer una recompensa psicológica adicional. 

“Sabemos que las personas que no toman acción comienzan a sentirse indefensos”. Dijo Alvord. “Cuando te sientes indefenso, eres más propenso a la depresión, y más propenso a sentirte como una víctima”. 

Busque señales, ellos podrían necesitar más apoyo 

Si tu adolescente se siente irritable o decaído a veces, esto no significa necesariamente que necesitan ver a un profesional de la salud mental. 

“Los estados de ánimo, vienen y van”, dijo Damour. “Está perfectamente bien si los chicos se sienten mal o ansiosos por una tarde o incluso un día. Lo que esperamos ver es que después de haberse enojado o experimentado un sentimiento doloroso, los chicos puedan superarlo y seguir adelante”. 

Si notas que parece no recuperarse de una mala semana, podría indicar un problema más grave. 

“Es tiempo para preocuparse, cuando una persona joven parece estar estancada en una ruta emocional e incapaz de sentirse mejor, o para superar lo que le ha molestado”, dijo Damour. 

Adicional a esto, la psicóloga Alvord señaló que cambios repentinos en el comportamiento, tales como mal humor o irritabilidad inusual, pueden ser señal de un problema de salud mental. 

“A veces la irritabilidad en los jóvenes es de hecho un indicador de depresión”, dijo. 

“A veces es un indicador o tristeza real”.

En tiempos normales, el aislamiento sería una señal, y Alvord indica que debido a las restricciones del Covid-19 puede que algunas de estas señales pasen por alto. 

“Es más fácil aislarse ahora”, dijo, advirtiendo que los adolescentes tienen menos acceso cara a cara con maestros, líderes religiosos y otros adultos. El aislamiento es la norma. Esto impone una mayor carga a las familias para notar las señales de advertencia, dijo Alvord, incluso cuando estas se enfrentan a su propio estrés y ansiedad.

“Mucho de esto está en los padres”, dijo, señalando que para estar disponible para los adolescentes, los adultos debemos también mantener nuestro propio bienestar. “Ellos tienen que cuidar de sí mismos, así pueden cuidar a sus adolescentes también”. 

Consejos prácticos 

  • Los adolescentes tienen problemas ahora mismo, con la salud mental y las conductas de riesgo en aumento. 
  • Escuchar puede ayudar. Trabaja en escuchar con una mente abierta, en lugar de ofrecer soluciones. 
  • La resiliencia es clave para la salud mental en tiempos de crisis. Trata de iniciar conversaciones sobre las cosas que los adolescentes pueden controlar incluso cuando la vida se siente tan impredecible. 
  • Esté atento a las señales de un problema más serio, incluyendo el mal humor del que su hijo parece no poder recuperarse. 
  • Modela un buen autocuidado al cuidar de ti mismo y teniendo buen sueño, alimentación saludable y relajación. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *