¿Quién cumple el rol paterno?

Por: Claudia Quito, Psicóloga Clínica

Hace poco celebramos el día del padre, a los cuales quiero aprovechar para felicitar. Ya que es rol difícil de llevar y han tomado la decisión de aceptar cumplirlo. Dicho esto, podemos repasar lo que lleva ocurriendo desde hace unos años para acá. 

Se han dado cuenta que cada vez existen más publicaciones de «bromas» donde muestran a algunas madres/ abuelas/ cuidadoras solteras donde se expresa que representan ambos roles en la crianza de los niños/as. Bien, dentro de este concepto, tenernos que saber, que en efecto, no podemos hacerlo todo y esta es una de ellas. 

El hecho de querer creer que tenemos la capacidad de satisfacer a los niños/as por la ausencia de alguno de los roles, quizás sea más una necesidad del padre/madre presente que del mismo niño. 

Recordemos que el ser humano, es tan maravilloso que durante su desarrollo encontrará la manera de satisfacer o bien tener un equilibrio dentro de cualquier situación (ya sea de forma negativa o positiva), en la que podrá encontrar -en este caso-, al rol ausente en otra persona. ¡Exacto! Esto quiere decir que no tenemos que preocuparnos por el hecho de quién le hace falta, tenemos que preocuparnos por tratar de contener, validar y amar dentro de nuestro propio rol. 

Jamás podremos ejercer un rol distinto al que ya tenemos porque simplemente teniendo el nuestro ya es difícil, sobre todo porque jamás terminamos de cumplirlo. Es un trabajo para toda la vida. Y ¡ojo!, no estamos hablando de sexo, estamos hablando de los roles que tenemos dentro de la crianza de nuestros niños/as, así que no nos preocupemos por lo que no podemos hacer, mejor vamos a concentrarnos en brindar lo que sí tenemos y ¡todo estará bien!. 

Cumpliendo y trabajando cada uno en el rol que nos compete, obtendremos seres humanos fuertes, capaces de tomar decisiones, con buen manejo emocional y con todas las capacidades de autosuficiencia. 

Empecemos a re-educar a la población, de una manera apropiada, y a trabajar en nosotros mismos sin pensar en lo que alguien más hizo o dejó de hacer. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *